Los transportines para perros son conocidos como jaula para transportar a nuestro perro durante los viajes (ya sean en coche, barco, tren o avión), no obstante, se le pueden dar otros usos muy beneficiosos para el perro y también para los dueños.

A parte de ser muy prácticos y obligatorios para viajar con mascotas, los transportines para perros pueden utilizarse en casa y aportar grandes beneficios a la convivencia.

Muy pocas personas saben que los transportines para perros pueden usarse también en el adiestramiento y en la educación canina.

Lo más normal es que el perro descanse o duerma en una cama para perros o en una caseta, en caso que decidamos tenerlo en el jardín o en la terraza, no obstante, los transportines para perros pueden desempeñar perfectamente esta función, sobre todo cuando el perro todavía es un cachorro.

El objetivo de la cama o de la caseta es ofrecerle al perro un lugar tranquilo, cómodo y en el que sienta seguro para descansar, dormir, tumbarse sin que nadie le moleste. Para los cachorros, no existe mejor sitio para descansar, cobijarse y resguardarse, que un transportín.

Esto no significa que debamos tener al perro encerrado sin dejarle salir, sino que podemos tener la puerta abierta mientras nosotros estemos en casa y dejar que entre y salga cuando quiera.

Dentro de él debe haber un plato con agua fresca y los juguetes preferidos del perro (en caso que sea invierno también incorporaremos una mantita para su comodidad).

Cuando vayamos a dormir o tengamos que salir de casa, lo dejaremos en su interior con la puerta cerrada y de esta forma evitaremos malos comportamientos y destrozos en la casa durante los primeros meses de vida del cachorro, y, se acostumbrar á a estar en él, de modo que cuando tengamos que viajar, estará totalmente acomodado y tranquilo en su interior.

Transportines perro | Transportin para perros